Blog de MSC

El pulpo de Asturias. Una pequeña pesquería haciendo grandes cosas.

octubre 8, 2020

Pescador de pulpo en el puerto de Viavélez, Asturias. © Álvaro Fuente

Hace diez años, allá por el 2010, la pesquería de Pulpo del occidente de Asturias era muy diferente a la de ahora. Ya desde principios de siglo había medidas para controlar la sobrepesca, sin embargo, en aquel entonces aún no existía un conocimiento profundo de las fortalezas y debilidades de la actividad y no se aprovechaba comercialmente la imagen de pesquería artesanal de bajo impacto. Además, la comercialización estaba muy poco diversificada y se vendía la práctica totalidad del pulpo desembarcado a un solo comprador. En aquel momento y debido en parte a esta comercialización ineficiente, los precios eran muy variables y la influencia de los pescadores en la toma de decisiones estaba muy limitada. 

A principios de esta última década los pescadores de pulpo de cuatro puertos de la zona: Puerto de Vega, Ortiguera, Viavélez y Tapia de Casariego empezaron a darse cuenta de que si querían un futuro digno para ellos y sus descendientes tenían que apostar por la sostenibilidad como estrategia diferenciadora frente a otras pesquerías y como método para garantizar su actividad profesional. Es por ello, que apoyados por el Grupo Local de Acción de Pesca (GALP) de Navia-Porcia comenzaron a interesarse por la certificación de pesca sostenible de MSC. Tenían la esperanza de que certificando su pesquería frente a un estándar tan reconocido internacionalmente, parte de sus problemas pudieran solucionarse. 

En septiembre de 2013 comenzaron una preevaluación, algo así como un diagnóstico confidencial para ver si su pesquería aprobaría una evaluación completa de MSC y por tanto podría certificarse. El resultado de este análisis fue el primer baño de realidad. Aunque ellos pensaban que su pesquería era totalmente sostenible el diagnóstico mostraba que había ciertos aspectos que necesitaban mejorar. A partir de ese momento se pusieron a trabajar en las mejoras que habían aflorado en la preevaluación y a finales del 2014 empezaron la evaluación completa.  

Este proceso duró algo más de un año y puso de relieve que el stock de pulpo de Asturias estaba en buen estado, que este tipo de pesca tenía un impacto bajo en otros organismos acuáticos y que era muy respetuosa con las especies protegidas, con los fondos marinos y con el ecosistema. Se puso de manifiesto que había unas medidas de gestión suficientes y acordes con la sostenibilidad a largo plazo. Sin embargo, durante el proceso también aparecieron algunas debilidades: quedó patente que hacía falta investigar más y diseñar unas reglas de control de capturas que permitieran organizar los cupos de la flota en función de los resultados científicos de abundancia del Pulpo. Salió a la luz que no existía, ni en España ni en el resto del mundo, suficiente conocimiento científico para evaluar adecuadamente los stocks de especies de vida corta como el pulpo. Se identificaron desafíos y la implicación de la administración regional asturiana, de la que depende esta pesquería fue clave: se les requirió aprobar unos objetivos explícitos de sostenibilidad en su legislación; que los procesos de tomas de decisiones fueran más transparentes y reforzar el control y la lucha contra la pesca ilegal en la zona. 

En febrero de 2016, termina el proceso de auditoría y esta pesquería se convierte en la primera en el mundo en conseguir certificar la pesca del Pulpo con MSC. Eso sí, con una mochila a la espalda que les va a exigir mejoras constantes a lo largo de los siguientes cinco años. 

Durante estos últimos años la pesquería ha llevado a cabo una serie de mejoras muy significativas, lideradas por el Centro de Experimentación Pesquera del Principado. Se embarcaron observadores a bordo para solucionar la falta de información existente y confirmar que las interacciones de las nasas con otras especies que no fueran pulpo, eran mínimas. Se instalaron en las embarcaciones sistemas de posicionamiento satelital para obtener mapas y zonas de pesca más frecuentadas y poder determinar mejor la distribución de la especie y su gestión. Se actualizó la reglamentación del Gobierno de Asturias incluyendo expresamente la gestión sostenible a largo plazo como uno de sus objetivos para esta pesquería. Se mejoró el cumplimiento de las embarcaciones, y prácticas que antes eran comunes, como llevar a bordo un mayor número de nasas del permitido, son ahora prácticamente inexistentes en estos cuatro puertos certificados. Se ha llevado a cabo un esfuerzo mayúsculo con un resultado espectacular en investigación sobre la evaluación de las poblaciones del pulpo de Asturias, generándose nuevos modelos matemáticos y nuevos puntos de referencia, pioneros en el mundo, que permiten conocer con mucha más fiabilidad la abundancia de la especie.  

Desde que la pesquería se certificó en 2016 la comercialización y el rendimiento económico han mejorado de manera significativa. Las cofradías implicadas han desarrollado nuevas formas de venta con subastas quincenales o a más largo plazo, adaptadas a sus necesidades, en lugar de las pujas diarias de antaño. También han encontrado nuevos compradores y han accedido, gracias a la certificación, a nuevos mercados internacionales donde antes no llegaban. Ahora tienen un mejor control de la oferta lo que redunda en una mayor estabilidad de precios y unos beneficios más altos. Estudios científicos han demostrado que están vendiendo entre un 14% y un 25% mejor que otros puertos de la zona no certificados, y que han conseguido aumentar los precios de primera venta desde el momento de su certificación [1]. Además han mejorado su beneficio ya que están vendiendo en sus lonjas de origen y no tienen que desplazar el producto a otras lonjas con el consiguiente ahorro que esto supone. Al vender en sus puertos mejoran la rentabilidad de la lonja lo cual finalmente repercute de manera positiva en la comunidad local. Todo esto hace que hayan ganado en calidad de vida y tengan una mejor conciliación laboral – personal. 

La gobernanza ha sido otro de los ámbitos donde se han hecho importantes progresos en estos últimos años. Las flotas tienen ahora más influencia en la toma de decisiones. Se ha formalizado una “comisión de seguimiento del pulpo” en la que se sientan en la misma mesa científicos, ONGs, El Gobierno del Principado y los pescadores, para tomar las decisiones que afectan al sector. Se ha propiciado un empoderamiento de los pescadores y la cohesión entre ellos ha aumentado. Por primera vez las cofradías de pescadores trabajan juntas: en 2017 se crea la asociación ARPESOS que representa a los armadores de los barcos pulperos en los 4 puertos de occidente. Además, como resultado de la experiencia y la nueva forma de trabajo generada durante el proceso de certificación, se crea REDEPESCA, instrumento para el intercambio y transferencia de la información entre el sector pesquero, la comunidad científica y la administración asturiana. 

Por último, la imagen de la pesquería ha mejorado de manera muy significativa. Los medios de comunicación se han hecho eco de esta iniciativa y su trabajo ha aparecido en noticias de prensa, videos y reportajes. Los pescadores del Occidente de Asturias se sienten y se muestran ahora orgullosos de su forma de pescar y la población y la administración local les han concedido un reconocimiento positivo. De alguna forma les ha sido otorgada una “licencia social” basada en la credibilidad y en la confianza que su actividad genera ahora en la comunidad. 

Sin embargo, aún quedan desafíos por delante. A pesar de que barcos de otros puertos se han ido incorporando a la certificación, aún queda convencer al resto para que se sumen a esta forma de trabajar; consolidar aún más los nuevos mercados y la comercialización del producto; diseñar unas reglas de control de capturas definitivas y ayudar a transferir estos magníficos resultados a otras regiones de nuestra costa. 

Desde MSC y en este día internacional del Pulpo nuestro más sincero reconocimiento a este pequeño grupo de gentes del mar que han conseguido tantas cosas extraordinarias. [i]

Alberto Martín

Responsable de Pesquerías de España y Portugal

----------------------------------------------------------------------------------------------------

[1] Fernandez et al. 2020, Evidence of price premium for MSC-certified products at fishers’ level: The case of the artisanal fleet of common octopus from Asturias (Spain)

[i] Para ver en vivo a la pesquería acceda aquí: https://www.youtube.com/watch?v=DTzEj_q5D0g
Para ver una entrevista a sus representantes acceda aquí: https://t.co/OFrO0n5IsB?amp=1



  • '{{item.Image.Title}}', {{item.Image.Artist}}, {{item.Image.Description}}