Notas de prensa

Noticias

Asun Talavera

La pesquería de atún rojo del Atlántico oriental preparada para recibir la certificación MSC de pesca sostenible

julio 30, 2020

Tras varios años en sobreexplotación, la población de atún rojo del Atlántico oriental ha recuperado niveles saludables, similares a los de los años 70’, cuando su número aún no había declinado

Madrid, 30 de julio de 2020 – La ONG internacional sin ánimo de lucro Marine Stewardship Council (MSC), que trabaja desde hace veinte años por la preservación de los océanos y en contra la sobreexplotación pesquera, anuncia que la pesquería japonesa de atún rojo Usufuku Honten, que opera en el Atlántico oriental (una embarcación palangrera que captura un 0,2% del TAC) acaba de superar las etapas establecidas para obtener la certificación MSC[1] de pesca sostenible.

De esta manera, esta pesquería japonesa de palangre está a punto de convertirse en la primera pesquería de atún rojo que obtiene la certificación conforme al estándar mundial de pesca sostenible de Marine Stewardship Council.

Esto se produce tras concluir la última fase de un proceso de evaluación de dos años, una vez que el experto jurídico independiente, Eldon Greenberg, observara que la última cuestión planteada por WWF sobre la tasa de madurez del atún rojo había sido abordada en la actualización del plan de acción.

Sus conclusiones han allanado el camino para que la pesquería – Usufuku Honten – pueda recibir la certificación. Se trata de un hito destacado en el cambio de rumbo experimentado por el atún rojo del Atlántico oriental, tras haber sido objeto de un esfuerzo colectivo de conservación durante los últimos 20 años [1].

La empresa familiar Usufuku Honten tiene un solo barco en evaluación, que en 2018 capturó solo 55 toneladas de atún rojo del Atlántico oriental, de las 28.200 toneladas del total admisible de capturas establecido por el organismo internacional Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) encargado de fijar las cuotas de pesca para dicha población. En principio y una vez certificado, el atún rojo procedente de la pesquería estará destinado a la venta en el mercado japonés.

El proceso de evaluación ha identificado diversas áreas de mejora que la pesquería deberá abordar como condición de la certificación. Estas condiciones, que deberán cumplirse en los próximos 5 años, incluyen demostrar cómo se va a trabajar en el seno de ICCAT junto a los estados miembros y otras organizaciones pesqueras, para permitir que la población del atún rojo siga recuperándose.

La evaluación de la pesquería se ha llevado a cabo de forma independiente por Control Union UK mediante un proceso que ha durado dos años y que ha contado con la participación activa de WWF, The Pew Charitable Trust y el equipo directivo de Usufuku Honten, así como con las valiosas aportaciones de todos ellos. Esto ha incluido un proceso formal de 6 meses, para resolver las cuestiones planteadas por WWF y The Pew Charitable Trusts.

El Dr. Rohan Currey, Director de Ciencias y Estándares de MSC ha declarado: 

“Esta certificación es un reflejo de las acciones positivas y conjuntas que se han estado tomando durante años para ayudar a la recuperación del atún rojo en el Atlántico oriental. Esperamos que el hecho de que Usufuku Honten alcance la certificación MSC sirva para concienciar aún más a los consumidores japoneses sobre la importancia del atún procedente de fuentes sostenibles.

Para cumplir el Estándar MSC, las pesquerías deben demostrar un nivel de sostenibilidad muy alto y comprometerse a realizar mejoras continuas. Usufuku Honten ha trabajado duramente para alcanzar dicho nivel y nosotros agradecemos las aportaciones de todas las partes que han colaborado en este proceso de dos años de duración.

Sin embargo, debemos tener presente que no todas las poblaciones de atún se encuentran en unas condiciones tan buenas como la del Atlántico oriental [2]. Nuestro reto colectivo es garantizar a nivel mundial la pesca sostenible de todo el atún rojo”.

El atún rojo del Atlántico se recupera de la sobreexplotación pesquera de los años 90 del siglo pasado y primeros 2000

Gracias a 15 años de una gestión internacional estricta y precautoria, hoy en día la población de atún rojo del Atlántico oriental se ha recuperado de la sobreexplotación pesquera de los años 90 del siglo pasado y los primeros 2000. La evaluación más reciente de su población, llevada a cabo por científicos de ICCAT (Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico) muestra que la población de atún rojo del Atlántico oriental va en aumento tras más de diez años, situándose en la actualidad en niveles saludables, similares a los de los años 70’, cuando aún no había sufrido sobrepesca.

No podríamos contar esta historia si no se hubiese producido un esfuerzo conjunto de científicos, pescadores, ONG y administraciones. Tras las llamadas de alerta realizadas por ONG y científicos, ICCAT adoptó en 2006 un plan de recuperación, que se ha reforzado varias veces a lo largo de estos años. Este plan ha permitido reducir de un modo drástico el esfuerzo pesquero a través de numerosas medidas para limitar de la pesca, así como por medio del fortalecimiento del control y la vigilancia para reducir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada. ICCAT considera que desde 2018 se han alcanzado los objetivos de recuperación, lo que ha permitido prever un aumento progresivo del TAC en línea con las recomendaciones de los científicos.

La pesquería japonesa seguirá colaborando con ICCAT, los científicos y las administraciones para garantizar que el plan de gestión adoptado por la Comisión en 2018 respeta las recomendaciones científicas y permite mantener la población en niveles saludables.

Una respuesta a la sobrepesca

En los años 2000, antes de que ICCAT desarrollase un plan de recuperación a 15 años vista para la población de atún rojo, y a pesar de las alertas expresadas por parte de muchos científicos y ONG conservacionistas, la situación era alarmante. Las pesquerías de atún rojo habían alcanzado un máximo de capturas de cerca de las 50.000 toneladas anuales.

Según el informe más reciente de la FAO, el 34,1 % de las poblaciones de peces a escala global están sobreexplotadas, frente al 30 % de hace una década. Si no se actúa, este fenómeno seguirá creciendo. Una gestión deficiente agota nuestros recursos naturales, mientras se siguen produciendo numerosos impactos sobre nuestros océanos. Urge actuar y el ejemplo del atún rojo del Atlántico oriental demuestra que es posible revertir la tendencia.

Como ONG medioambiental, MSC ofrece una solución concreta frente a la sobrepesca: la experiencia científica y el estándar medioambiental de la organización marcan objetivos a alcanzar para contribuir en el movimiento por una pesca sostenible. Esta “caja de herramientas” permite, tanto a las pesquerías como a las empresas que lo deseen, adoptar prácticas más respetuosas con el medioambiente. MSC demuestra ser un punto de apoyo para la transición ecológica disponible para todas las partes interesadas que tengan intención de tomar parte en el cambio.

Transparencia y apertura para alimentar la reflexión

El modelo de MSC se basa en la transparencia y la apertura: las evaluaciones de las pesquerías son llevadas a cabo por entidades independientes y el proceso es participativo. Esto implica que las partes interesadas implicadas, ya sean estas ONG, gobiernos, científicos, organizaciones pesqueras y demás, pueden aportar información a lo largo de todo el periodo de evaluación del comportamiento la pesquería. Sus contribuciones son esenciales para nutrir el proceso. En caso de desacuerdo de las partes interesadas con los resultados de la evaluación, el proceso de MSC prevé un procedimiento de objeciones.

En el caso concreto de la evaluación de la pesquería de atún rojo de Usufuku Honten, las objeciones de ONG conservacionistas han permitido modificar ciertas puntuaciones sobre el estado de la población y los impactos ambientales de la pesquería, así como reforzar el plan de acción de la pesquería e identificar condiciones de certificación adicionales, que la pesquería deberá cumplir para conservar su certificado, válido durante cinco años.

Una pesquería pequeña que predica con el ejemplo

Entre 2012 y 2018, el barco de Usufuku Honten capturó una media anual de 292 toneladas de atún rojo, de un peso aproximado de 150 kgs por individuo. La captura del atún rojo del Atlántico oriental se realiza con palangre y la cuota asignada se alcanza a lo largo de unas pocas semanas en octubre. La pesquería de Usufuku Honten se ha mantenido siempre dentro de la cuota que tiene asignada. La Autoridad de Pesca de Japón e ICCAT son las organizaciones encargadas de verificarlo. Cada atún capturado se etiqueta electrónicamente con un número de serie, se congela a bordo rapidamente y después se envía a Japón para ser consumido como sashimi.



[1] Hasta la fecha, y al término del trámite de alegaciones de terceros, el árbitro independiente ha dictado el laudo que servirá al organismo certificador como fundamento en su informe final

Busca al responsable de prensa de MSC en tu región

Selecciona tu región

  • '{{item.Image.Title}}', {{item.Image.Artist}}, {{item.Image.Description}}