Skip to main content

Noticias

El Fondo Ocean Stewardship de Marine Stewardship Council concede cerca de 1 millón de euros a proyectos de pesca sostenible y conservación de los océanos

En total, el fondo ha destinado más de 2,5 millones de euros a proyectos de conservación marina y pesca sostenible

En 2020, la empresa vasca Pesqueras Echebastar recibió una ayuda de 56 932€

 

Creado hace tres años, sus fondos proceden de las regalías que MSC recibe por la inclusión del sello azul en los productos pesqueros sostenibles

El rastreo de rayas por satélite, la translocación de erizos de mar y la implantación de cámaras submarinas son algunos de los 22 proyectos y pesquerías que subvencionará Marine Stewardship Council (MSC), el programa de programa de certificación y etiquetado ecológico de productos pesqueros sostenibles, basado en ciencia más reconocido del mundo.

El Fondo Ocean Stewardship (OSF) de MSC, creado hace tres años, y que ha concedido un total de 64 subvenciones por valor de unos 2,6 millones de euros, destina un 5% de las regalías anuales generadas por la venta de productos pesqueros sostenibles con certificación MSC a impulsar la pesca sostenible a nivel mundial. Este año, el fondo amplía también su ámbito de aplicación y alcance abriéndose a aceptar donaciones de terceros.

Ante las preocupaciones existentes a nivel mundial en torno al agotamiento de la diversidad biológica de los océanos, este año las ayudas se han centrado, en parte, en impulsar medidas que protejan mejor a las especies en peligro, amenazadas o protegidas, o a los ecosistemas marinos vulnerables, con proyectos en Argentina, Groenlandia, Australia, Reino Unido y Francia.

En total, para esta convocatoria, se han concedido más de 860 000€ que se dividen en 22 subvenciones, de entre 6 000€ y 62 000€ cada una, que irán a parar a pesquerías, científicos, ONG y estudiantes de 12 países para ayudar a distintas iniciativas internacionales en materia de conservación marina y pesca sostenible. Al menos la mitad de las ayudas (unos 423 000€) son para ayudar a varias pesquerías en transición hacia prácticas pesqueras sostenibles situadas en economías en desarrollo, entre las que se incluyen Indonesia, México e India.

La pesquería artesanal de atún rojo SATHOAN con certificadio MSC empleará la ayuda para saber más sobre cómo afectan sus actividades a las poblaciones de rayas en el Mediterráneo mediante la tecnología de rastreo por satélite. En esta pesquería cuando alguna raya queda atrapada accidentalmente en sus palangres la echan de nuevo al mar pero necesitan más datos para conocer el impacto a largo plazo sobre la población.

Con los fondos recibidos por la administración de Australia Occidental se están diseñando unos sistemas automatizados de monitorización con iluminación y cámaras submarinas. Estas cámaras se usarán para cartografiar el fondo marino en donde coinciden las actividades de la pesquería de cangrejo de la Costa Oeste con certificación MSC con los remotos hábitats de esta especie. Se va a diseñar un sistema singular capaz de soportar la elevada presión existente a 1.000 metros de profundidad y recabar datos del hábitat que sirvan para así adoptar las medidas de gestión necesarias.

Con otra de las subvenciones se va a financiar también un trabajo de investigación sobre si la translocación de los erizos de mar a otras zonas con mayor densidad de algas marinas ayudaría a sus poblaciones a recuperarse. Las olas de calor de la región, responsables del declive de los bosques de algas marinas de los cuales dependen los erizos de mar para alimentarse, y la sobrepesca han provocado un descenso localizado de las poblaciones de erizo de mar. Esperamos que con esta investigación, dirigida por la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) de México, podamos averiguar si estas translocaciones están mejorando las condiciones del erizo de mar o si, por el contrario, causan más daños que beneficios al ecosistema en su conjunto. Los pescadores, por su parte, confían en que trasladando a los erizos de mar a una zona rica en algas para alimentarse la población pueda mejorar.

Rupert Howes, director ejecutivo de Marine Stewardship Council ha señalado: “Enhorabuena a todos los beneficiarios del Fondo Ocean Stewardship de este año. Nuestro enfoque en materia de biodiversidad marina ayudará a que avancen los conocimientos científicos en torno a cómo podemos mejorar las prácticas pesqueras para reducir su impacto sobre el ecosistema. Sin duda nuestros esfuerzos colectivos pueden ayudar a garantizar que nuestros mares sigan siendo fructíferos y resilientes frente a las acuciantes presiones y demandas que sufren, pero si queremos alcanzar los objetivos estratégicos de desarrollo de la ONU para 2030 hay que hacer mucho más y de forma urgente”.

El Dr. Keith Sainsbury, científico especializado en la evaluación de pesquerías y miembro del Comité de Asesoramiento Técnico de Marine Stewardship Council ha declarado: Estoy muy satisfecho de haber formado parte del panel encargado de examinar estos proyectos tan interesantes del Fondo Ocean Stewardship. En todos ellos, se promueve la colaboración intersectorial entre científicos y pescadores para intentar resolver los retos relativos a los océanos y, en muchos de ellos, se recurre a la sabiduría tradicional de los pescadores para propiciar resultados satisfactorios. Nuestros mares se enfrentan a multitud de amenazas, como son la sobrepesca, el cambio climático o el declive de la biodiversidad, pero todavía podemos protegerlos. Gestionar la pesca de forma sostenible puede provocar giros extraordinarios, sobre todo si consideramos a los pescadores parte de la solución”.

OSF en España: la pesquería de atún listado con redes de cerco de Echebastar

En España, el Fondo Ocean Stewardship financió en 2020 un proyecto de Pesqueras Echebastar con 56 932€, para mejorar la sostenibilidad de la pesca con FADs (Fish Aggregating Device, por sus siglas en inglés), hacer frente a los impactos que la pérdida de estos dispositivos pueda causar en los ecosistemas marinos vulnerables y disminuir las interacciones con especies en peligro o amenazadas.


Los dispositivos de concentración de peces (DCP) perdidos y a la deriva pueden convertirse en aparejos o redes fantasma, y causar problemas al ecosistema marino. Para conocer mejor su impacto se está llevando a cabo un programa de análisis con el objetivo de cuantificar el impacto de estos FADs perdidos en hábitats marinos vulnerables y se estudiará como pueden afectar estos dispositivos a los tiburones sedosos. Una parte de la subvención irá destinada a financiar la FAD Watch Initiative en las islas Seychelles, una iniciativa cuyo objetivo es controlar e interceptar a los DCP perdidos.

Información complementaria

A 31 de marzo de 2021, había 446 pesquerías certificadas conforme al programa MSC, incluidas las 25 que están suspendidas. Otras 70 estaban en proceso de evaluación conforme al Estándar MSC de Pesquerías.

OSF 2022 awardee press release_ESP_Final
Download download file PDF - 1 MB

Busca al responsable de prensa de MSC en tu región

Selecciona tu región